Contacto Síguenos en:
LATEX-Y-OXIGENO-BANNER-SITIO-B

COFECE-06-2017

  • Se trata de dos asuntos en los que la Autoridad Investigadora considera que hay elementos para presumir que los agentes económicos emplazados habrían realizado prácticas monopólicas en los mercados investigados.
  • Ambos casos pasan a la etapa del procedimiento seguido en forma de juicio donde los agentes económicos emplazados podrán ofrecer pruebas para responder a las imputaciones en su contra.

 

Ciudad de México, 2 de febrero de 2017.- La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE o Comisión) emplazó a diversos agentes económicos por su probable responsabilidad en la realización de prácticas monopólicas en dos expedientes independientes uno de otro, DE-024-2013 y DE-006-2014. El primero corresponde a posibles prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, distribución y comercialización de productos de látex, como condones y sondas, que adquiere el sector salud; el segundo, a posibles prácticas monopólicas relativas en el mercado de la producción, distribución y comercialización de gases del aire, específicamente oxígeno industrial. Ambos casos se investigan en el territorio nacional.

La investigación en productos de látex inició con la publicación del extracto de acuerdo de inicio en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 5 de marzo de 2014. El Oficio de Probable Responsabilidad que emitió la Autoridad Investigadora expone que tuvo conocimiento de hechos que posiblemente derivaron de contratos, convenios, arreglos o combinaciones entre agentes económicos, competidores entre sí, que participan como productores, distribuidores o comercializadores de los productos referidos. Arreglos que buscaban: i) manipular el precio de los bienes en cuestión o intercambiar información con el mismo objeto o efecto; así como ii) establecer, concertar o coordinar posturas o la abstención en licitaciones, concursos o subastas.

En el caso del mercado del oxígeno industrial, la investigación inició el 12 de mayo de 2014. Respecto a este expediente, el Oficio de Probable Responsabilidad establece que sucedieron hechos que posiblemente derivaron en actos, contratos, convenios o procedimientos que realizan empresas con poder sustancial con la intención o el efecto de desplazar indebidamente a otros agentes del mercado, impedirles su acceso o establecer ventajas exclusivas a favor de una o varias personas.1 

Con estos emplazamientos, inician la etapa del procedimiento seguido en forma de juicio, a cargo de la Secretaría Técnica de esta Comisión. Durante éste, los probables responsables podrán manifestar lo que a su derecho convenga y ofrecer pruebas relacionadas con las imputaciones presuntivas hechas en su contra. Una vez realizadas estas manifestaciones, desahogadas las pruebas y presentados los alegatos correspondientes, el Pleno de la COFECE resolverá lo que conforme a derecho proceda.

En caso de resultar responsables de cometer las prácticas imputadas, los agentes económicos emplazados podrían recibir sanciones económicas, entre otras, de hasta el 10% de sus ingresos para el caso de las prácticas monopólicas absolutas, y de hasta 8% para las prácticas monopólicas relativas.

1 Algunas de las prácticas monopólicas relativas son la imposición de precios de reventa o distribución exclusiva entre agentes económicos que no son competidores entre sí, las compras o ventas atadas, las compras o ventas sujetas a exclusividades, el boicot para no vender o comprar a algún agente económico, la depredación de precios, los subsidios cruzados, los descuentos por lealtad o  ventas condicionadas, la discriminación de precios, la elevación de los costos a rivales, así como la negativa de trato, la discriminación o negativa de acceso a insumos esenciales  o el estrechamiento de márgenes.

Consulta las infografías:

¿Qué es una práctica monopólica absoluta?

¿Qué es una práctica monopólica relativa?

– 000 –

MÁS COMPETENCIA PARA UN MÉXICO FUERTE

   La Comisión Federal de Competencia Económica vela por la competencia y libre concurrencia. Con ello, contribuye al bienestar de las personas y al funcionamiento eficiente de los mercados. Con su trabajo busca mejores condiciones para los consumidores, que se ofrezcan más servicios de mayor calidad y que haya “un terreno de juego parejo” para las empresas.