Esta Dirección está encargada de la investigación de prácticas monopólicas relativas y concentraciones ilícitas.

¿Qué son las Prácticas Monopólicas Relativas?

Las prácticas monopólicas relativas son los actos, contratos, convenios, procedimientos o combinaciones que realizan los agentes económicos que cuenten con poder sustancial en un mercado relevante (de manera individual o conjunta), con el objeto o efecto de desplazar indebidamente a otros agentes del mercado relevante o algún mercado relacionado, impedirles sustancialmente su acceso o establecer ventajas exclusivas a favor de uno o varios agentes económicos.

De acuerdo con la LFCE, pueden considerarse prácticas monopólicas relativas las que se adecúen a alguna de las siguientes conductas contempladas en la Ley:

  • Segmentación de mercados a través de exclusividades.
  • Restricción vertical de precios.
  • Compras o ventas atadas.
  • Exclusividades.
  • Negativa de trato.
  • Boicot.
  • Depredación de precios.
  • Descuentos por lealtad o transacciones condicionadas.
  • Subsidios cruzados.
  • Discriminación de precios.
  • Elevación de los costos de un rival.
  • Negativa de trato o discriminación en el acceso a un insumo esencial.
  • Estrechamiento de márgenes de insumos esenciales.

Al evaluar este tipo de prácticas y para determinar si deben ser sancionadas en términos de la LFCE, los agentes económicos pueden presentar elementos de convicción ante la COFECE que permitan determinar que estas prácticas presentan eficiencias. La COFECE deberá, entonces, llevar a cabo un análisis respecto de los efectos netos sobre el mercado.

Lo anterior, ya que este tipo de conductas pueden presentarse de manera normal en el curso de los negocios y sólo en situaciones particulares podrían tener como objetivo o resultado dañar el proceso de competencia. En algunas ocasiones estas prácticas, lejos de perjudicar a los consumidores, los benefician. Por esta razón, las prácticas monopólicas relativas deben evaluarse bajo un criterio de razonabilidad y caso por caso.

Las prácticas monopólicas relativas pueden sancionarse, respecto de las personas morales, con:

  • La orden de suprimir o corregir la práctica monopólica.
  • Multas de carácter administrativo, hasta por el 8% de los ingresos económicos del agente económico responsable o doscientas mil veces el salario mínimo general vigente para el Distrito Federal (SMGVDF).
  • En casos de reincidencia podrá imponer multa hasta por el doble de la que corresponda o inclusive ordenar la desincorporación o enajenación de activos, derechos, partes sociales o acciones.

Respecto de las personas físicas, con:

  • Inhabilitación para ejercer como consejero, administrador, directo, gerente, directivo, ejecutivo, agente, representante o apoderado en una persona moral hasta por un plazo de cinco años y multa hasta por 200,000 veces el SMGVDF a quienes participen directa o indirectamente, en representación o por cuenta y orden de personas morales en la realización de la práctica monopólica relativa.
  • Multa hasta por 180,000 veces SMGVDF a quienes hayan coadyuvado, propiciado o inducido en la realización de la práctica monopólica relativa.

¿Qué son las concentraciones ílicitas?

Las concentraciones ilícitas son aquéllas que tienen por objeto o efecto, disminuir, dañar o impedir la libre concurrencia o la competencia económica.

La Comisión considerará como indicios de una concentración ilícita, que la misma:

  • Confiera o pueda conferir o incrementar el poder sustancial del fusionante, adquirente o Agente Económico resultante de la concentración.
  • Tenga o pueda tener por objeto o efecto establecer barreras a la entrada; impedir a terceros el acceso a los mercados relevantes, relacionados o insumos esenciales; o bien desplazar a otros Agentes Económicos.
  • Tenga por objeto o efecto facilitar sustancialmente a los participantes en dicha concentración el ejercicio de conductas prohibidas por la LFCE.

Cabe aclarar que no podrán ser investigadas las concentraciones que hayan obtenido resolución favorable por parte de la Comisión, excepto cuando dicha resolución se haya obtenido con base en información falsa o bien cuando la resolución haya quedado sujeta a condiciones posteriores y las mismas no se hayan cumplido en el plazo establecido para tal efecto. Tampoco podrán ser investigadas las concentraciones que no requieran ser previamente notificadas a la Comisión, una vez transcurrido un año de su realización.